viernes, 4 de julio de 2008

Regreso a Narnia

Tres años después de Las Crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario, el neozelandés Andrew Adamson (Shrek 1 y 2) nos trae la continuación de las aventuras creadas por C.S. Lewis: El Príncipe Caspian. Y nos encontramos básicamente con lo mismo.

Antes de comenzar la crítica debería hablar sobre la primera entrega, que fue injustamente comparada con El Señor de los Anillos y tachada de infantil. Sí, en Narnia no rodaban cabezas chorreantes de sangre pero tampoco lo necesitaba. Era una película de fantasía para toda la familia, algo totalmente respetable, y dentro de su género era bastante buena aunque con algunos defectos.

Quien quiera ver una para mayores de 18 puede ir a ver una, pero no creo que sea justo que critique a esta por no serlo, porque en ningún momento lo pretende. Aún así puede ser disfrutada por gente de todas las edades... o quizá no tanto.

Narnia ha cambiado en 1300 años... pero todo es lo mismo.

Y aquí entramos en el problema que afecta a ambas cintas, su larga duración para una historia que puede despacharse en menos tiempo y que puede hacer que los niños se aburran frente a los animales parlantes que pueden desesperar a algunos adultos. Es esta dualidad niños-adultos la que en estas películas no ha acabado de equilibrarse correctamente.

Aún así, El Príncipe Caspian está llena de grandes momentos y en general mantiene el interés durante todo el metraje. La batalla final resulta más variada que la de la primera parte, aunque le falta un villano con la fuerza que sí tenía la Bruja Blanca en la primera.

Sí, el de la derecha es Warwick Davis (Willow)

También resulta una película más oscura (incluso visualmente) y de un estilo más medieval, al encontrarse Narnia llena de hombres. En el resto de aspectos la película ofrece más de lo mismo, un nuevo viaje a Narnia con el mismo reparto y los espectaculares paisajes de Nueva Zelanda, así como un trasfondo que habla de la fé.

En definitiva, una buena peli veraniega que mantiene el nivel de los blockbusters de 2008. Esperemos que el verano siga así para compensar el soso verano del año pasado, y espero que la tercera entrega (La Travesía del viajero del Alba), que será dirigida en esta ocasión por Michael Apted (El mañana nunca muere) no sufra la ausencia de Adamson del mismo modo que la olvidable Shrek Tercero.

Lo mejor: La dirección de Adamson y los paisajes neozelandeses.
Lo peor: Le sobran unos cuantos minutos.
El momento: El encuentro de los soldados con Aslan.

1 comentario:

Kair dijo...

No la he visto aún >_< malditoo!!!